Angel Rodríguez se viste de héroe y deja pegaos a los Mets en la Quijote Morales

¡Del buche!

Ángel Rodríguez marco casi un triple-doble con 23 puntos, 12 asistencias y ocho rebotes y, sobre todo, se echó el equipo encima ofensivamente cuando las millas contaban, incluyendo la cesta ganadora antes de sonar la chicharra, para darle un emocionante triunfo a los Vaqueros de Bayamón, 85-84, luego de estar hasta 20 puntos abajo frente a casa llena en el coliseo Mario ‘Quijote’ Morales en Guaynabo.

El partido, que fue testigo de la reunión en las gradas entre ex compañeros de los Jazz de Utah de la NBA, el boricua José ‘Piculín’ Ortiz y el destacado exarmador John Stockton, parecía que sería de un solo lado, con los Mets dominando a gusto en la segunda mitad y llegando a tener ventaja de, 77-57, restando solo 8:57 por jugar luego de penetración al canasto de David Stockton mientras su padre lo observaba orgulloso desde las gradas.

Pero lo que parecía una victoria segura para los anfitriones se le fue escapando de las manos poco a poco, gracias a una defensa férrea de Bayamón con Rodríguez y los reservas Cliff Durán y Sammy Mojica poniendo mucha presión en el perímetro, mientras Ysmael Romero y Kristian Doolittle patrullaban la pintura. Doolittle también se hizo cargo de la ofensiva al marcar 13 de sus 28 puntos durante un decisivo avance de 17-3, incluyendo dos tiradas libres con 3:58 en el reloj, para acercar a Bayamón a solo seis puntos, 80-74, mientras la fanaticada vaquera presente se quedaba con el coliseo guaynabeño.

No obstante, Bayamón falló en anotar en varias ocasiones y con solo 39 segundos por jugarse seguían abajo por seis puntos, 84-78, luego de penetración al canasto de Tony Bishop.

¡Hacía falta un milagrito y Rodríguez contestó el pedido!

El fogoso armador vaquero se escapó de la defensa de Bishop para una anotación rápida restando 31 segundos y acercar a Bayamón, 84-80. Entonces vino la presión defensiva de los Vaqueros, que tras gastar dos faltan personales en Stockton luego de pases de saque, lograron forzar un turnover en las manos de Bishop para recuperar el balón con solo 17 segundos en el reloj.

Tras un tiempo pedido, Rodríguez se hizo con el balón y al no poder conseguir a Doolittle o a Benito Santiago Jr. libre para un intento de tres, él mismo asumió la responsabilidad y marcó un crucial bombazo que puso a temblar las gradas restando ocho segundos y colocó a Bayamón a solo un punto abajo, 84-83.

Para colmo de males en las filas de Guaynabo, Stockton perdió el balón al recibir presión vaquera en el pase de saque y Bayamón tuvo entonces la posesión del gane en las manos y sin tiempo en la mesa para planificar una jugada.

Con 4.1 segundos por jugar, no había mucho tiempo para reaccionar, así que Rodríguez se las ingenió para escaparse del acoso de Stockton con una cortina de Ysmael Romero, recibir el pase de saque y entonces atacar sin miedo el aro frente a los brazos extendidos del taponero Amida Brimah, que lo esperaba en la pintura.

Rodríguez se contorsionó en medio aire para evitar a Brimah y tiró una oración que tocó el tope de la tabla y perforó la malla para culminar así el increíble regreso a juego de los Vaqueros y dar, de esta forma, rienda suelta a un cúmulo de emoción de los fanáticos Vaqueros en la cancha.

Sobre su gran jugada, Rodríguez prefirió darle crédito a sus compañeros luego de meterse en problema de faltas con cuatro. Una más y quedaba fuera del partido.

“¿Cómo lo hice? ¡Como lo hicimos! Abajo 20 y yo con cuatro faltas sentado en el banco. Fue doloroso ver a mi equipo y no poder ayudarlos. Pero, lo más bonito fue que ellos tuvieron la oportunidad de enseñar el coraje y hacer las cosas necesarias para mantenernos en el juego. Nos dieron la oportunidad y mucho crédito a ellos”, dijo Rodríguez luego del encuentro.

“Fue más o menos al tiro que tuvo contra ellos mismos en Bayamón. Aquel se falló y este se metió. Una jugada típica de baloncesto. El grado de dificultad fue grande. Fue solo intentar ganar el juego”, añadió.

Por los Vaqueros, que mejoran a 17-2, Doolittle fue el mejor con 28 tantos junto a 11 rebotes y la friolera de cuatro tapones. Guaynabo, por su parte, fue encabezado por Stockton con casi un triple-doble con 21 puntos, nueve asistencias y siete rebotes, mientras que Tyquan Rolón agregó 19 y Bishop 18.

“¡Fue una tremenda victoria! Guaynabo nos sacó 20 puntos, pero poco a poco nos pusimos en juego. No nos quitamos. Hicimos un gran trabajo defensive al final. La defensa fue la que ganó este juego. Y, claro, tuvimos un poco de suerte al final”, sostuvo Dolittle, reconociendo que el equipo aún está en vías de recuperarse totalmente del COVID-19 que afectó varios jugadores y los sacó de juego y de ritmo por dos semanas.

“Todavía hay algunos compañeros que están tratando de regresar a la condición de juego que tenían. Pero hoy demostramos nuestro carácter. Nuestro dirigente (Nelson Colón) siempre nos ha dicho que este es el tipo de juego que equipos campeones, como nosotros, tenemos que sacar en la carretera. Hoy cumplimos ese propósito ante un equipo que siempre nos juega bien y parea bien con nosotros”.

Bayamón regresa a cancha el próximo viernes cuando visite a los Brujos de Guayama (15-8) en la cancha Roque Nido.

One comment

  1. Debe encontrar la forma de mejorar el tiro libre: de shompa como quijote, de lado como Bermudez o con una mano como Swell o Shaquile

Deja un comentario